Pasar al contenido principal
Artesanía y Vida Rural

Artesanía y Vida Rural

Artesanía y vida rural


La provincia de Salamanca atesora oficios y labores ancestrales, que cristalizan en bellas artesanías.

Los orives y joyeros se sirven de metales preciosos para entrelazar magistralmente la célebre filigrana charra en la capital, Ciudad Rodrigo, Mogarraz, San Martín del Castañar o Tamames. Hábiles canteros, herederos de aquellos que ayudaron a decorar templos y palacios, trabajan la arenisca en Villamayor y el granito en Sorihuela y Los Santos.

La humilde arcilla, en Alba de Tormes, Cespedosa o el Bodón, es transformada por alfareros y ceramistas en útiles domésticos y en verdaderas obras de arte al alcance de cualquier economía. Villoruela se convierte en centro productor de artesanía de la mimbre, mientras que en La Alberca y Mogarraz tallan con primor la madera; por su parte, Montemayor del Río es la referencia en la cestería de castaño.

Algodones y lanas surten los telares del Bodón y Morasverdes y permiten la confección de llamativos bordados en la Sierra de Francia. La vocación ganadera de la provincia favorece la presencia de expertos guarnicioneros y zapateros en Macotera, Salamanca, Villavieja de Yeltes, Ciudad Rodrigo, Béjar o Mogarraz.

Ejemplos, todos, del buen hacer de maestros artesanos que con su trabajo enriquecen la cultura y la originalidad de esta tierra.

  • Museo del orinal

    Museo del orinal, en Ciudad Rodrigo

    En el corazón de Ciudad Rodrigo, al pie de la torre de la Catedral, el viajero encontrará uno de los museos más originales de nuestro país.

  • Museo interpretativo del Duero, en Hinojosa de Duero

    El Ayuntamiento de Hinojosa ha reunido, en este centro, las más variadas colecciones de objetos en tres salas. En la planta baja, el visitante tendrá ocasión de contemplar las mejores piezas del museo, una colección de estelas funerarias romanas junto a otros objetos arqueológicos.

  • Museo etnográfico "Ramos Andrade", en Navasfrías

    Casi con un pie en Portugal y otro en Extremadura, Navasfrías es la ventana más abierta de la comarca de El Rebollar. Su museo etnográfico refleja esas relaciones con nuestros vecinos así como la vida cotidiana de nuestros directos antepasados.

  • Museo etnográfico "El Molino Harinero", en Horcajo de Montemayor

    En este Museo el visitante podrá aprender cómo funcionaban los molinos, tanto si el río lleva agua como si no, ya que dispone de un motor para solventar los periodos de sequía.

  • Museo etnográfico y de la cultura tradicional y de caza, en Monsagro

    Monsagro es un pueblo escondido que reúne valiosas sorpresas: su espectacular paisaje, su riqueza de fósiles marinos que decoran las fachadas de sus casas y un conjunto etnográfico, el de las eras, único en la región.

  • Museo de la Casa Chacinera

    Ubicado en una antigua casa chacinera de principios del siglo XX se encuentra este museo etnográfico diferente. Está centrado en la actividad económica principal de la localidad, la chacinería, que le daría especial fama en los siglos XVIII y XIX.